Imprimir

Técnica de devorado para generar transparencias.

El devorado, devoré o burn out es una técnica que, partiendo de un tejido con una capacidad de cubrición determinada y uniforme, genera zonas de menor capacidad de cubrición respecto del resto del tejido, empleándose este efecto como recurso estético. En el campo de la indumentaria se aplica para generar transparencias localizadas y otros efectos estéticos. En textil hogar se emplea sobre todo en cortinajes.

Es necesario que el tejido de partida posea al menos dos tipos de fibras, una que debe ser susceptible de ser devorada, es decir atacada por los reactivos químicos aplicados, y otra que debe ser resistente a estos mismos reactivos.

Así, la técnica consiste en la destrucción selectiva de determinadas fibras en zonas concretas del tejido, respetando el resto. Esto se consigue mediante la aplicación de reactivos químicos a los que son sensibles sólo algunas de las fibras en las áreas a tratar, ya que de otra forma se generarían soluciones de continuidad, esto es, orificios en el tejido.

De esta manera se conseguirá la eliminación de las fibras atacables, normalmente integradas en el tejido en forma de hilos hilados constituidos por uno o más tipos de fibra, generándose dos posibilidades:

  • Si los hilos son monocomponentes y atacables por los reactivos aplicados, se generará en la zona tratada, una reducción de la cuenta, numero de hilos de urdimbre y trama por pulgada cuadrada de la tela cruda, dado que se eliminan los hilos tratados o atacados, se genera una zona de menor capacidad de cubrición. El tejido en origen deberá tener hilos no atacables en la misma posición de los que han sido atacados o eliminados, con el fin de no generar soluciones de continuidad o falta de determinado componente del tejido, urdimbre o trama, en las zonas tratadas. El ejemplo que se presenta más adelante es un tejido de poliéster monofilamento en trama y urdimbre, para asegurar la integridad del tejido y fibrana, viscosa hilada, en trama, que corresponde con el hilo que se elimina de las zonas tratadas durante el tratamiento.
  • Si los hilos son de componentes múltiples, es decir de más de un tipo de fibra, normalmente una acatable y otra no, al aplicar el tratamiento se generará una reducción en los títulos de los hilos, dado que se eliminará parte de los mismos y, por tanto, en el gramaje y la capacidad de cubrición de la tela en estas zonas tratadas.
     

Es bastante habitual el empleo de tejidos constituidos, por una parte, por hilos de filamento, ya sean naturales o manufacturados, que no sean atacados durante el tratamiento, con la finalidad de asegurar la continuidad del tejido, con la mínima capacidad de cubrición y, por otra parte, por hilos hilados celulósicos o proteicos de mayor capacidad cubriente que son los que se suelen atacar o devorar. Como ejemplos típicos cabe destacar tejidos mezcla seda-algodón, poliéster-algodón y poliéster-viscosa.

Se muestra un ejemplo del tratamiento completo a nivel de laboratorio sobre un tejido con la siguiente estructura: urdimbre de monofilamento de poliéster y trama constituida por monofilamento de poliéster e hilo hilado de fibrana (viscosa hilada). La fibrana es el componente celulósico que se eliminará con el tratamiento químico. El hecho de que el poliéster se encuentre tanto en trama como en urdimbre se debe a la necesidad de asegurar la integridad del tejido ya que, de no ser así, eliminaríamos completamente la trama.

La aplicación de los reactivos se realizó mediante un estarcido, para lo cual, tras el diseño, se generó la plantilla de estarcir, eliminando de la misma aquellas áreas a tratar (devorar), como se aprecia en la imagen 1.

 Imagen 1: Generación de la plantilla de estarcido

 
Una vez completada la plantilla de estarcir, ésta se sitúa sobre el tejido a tratar, ver imagen 2,  y se procede a la aplicación de los reactivos. En este caso, la aplicación se realiza con un pincel, ver imagen 3, dado que es una prueba de laboratorio; a nivel industrial lo más habitual seria realizar la aplicación mediante serigrafía.

 

 

 Imagen 2: Situación sobre el tejido de la plantilla de estarcir.

 Imagen 3: Aplicación de la pasta de devorado sobre el tejido.

 

A continuación, se procede a la retirada de la plantilla de estarcir, quedando el diseño plasmado sobre el tejido como se muestra en la imagen 4. 

 Imagen 4: Tejido en el que se ha realizado la aplicación de pasta de devorado.

 

En este caso se empleó como pasta de devorado, una pasta cuyo principio activo genera ácido con la temperatura, no ejerciendo efecto alguno sobre las fibras si no se suministra suficiente calor al mismo, por lo que se aplicó una plancha industrial a 220ºC aproximadamente, durante 1 min a la superficie del tejido. La imagen 5 muestra la destrucción por carbonización de las fibras celulósicas a las que se había aplicado la pasta de devorado. Ver imagen 6. 

  Imagen 5: Aplicación de calor al tejido. 

 

Obsérvese como van ennegreciéndose las zonas tratadas con la aplicación progresiva de calor.

  Imagen 6: Tejido con las zonas de aplicación carbonizadas.  

 

Por último, se procede a realizar una limpieza, con el fin de eliminar las fibras carbonizadas, obteniéndose el resultado que puede verse en las imágenes 7 y 8.


Imágenes 7 y 8: Se aprecia la falta de cubrición o transparencia generada en las zonas tratadas, las cuales son prácticamente transparentes, apreciándose con nitidez los elementos que se encuentran tras el tejido.

Como se puede concluir después de ver el tratamiento en su conjunto, es una técnica de eliminación o destrucción selectiva puesta al servicio de la creatividad.

José Ignacio Pérez Tormo
Fotografías de Paqui Cases

Monday the 26th. Joomla Template Creator. Fashion Laboratory
Copyright 2012
Licencia de Creative Commons mec
All works by Laboratorio de moda is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Calcular Page Rank